¿Qué pasa cuando el bambú se pone amarillo?

Cómo curar un bambú cuando se pone amarillo: guía paso a paso para recuperar su tono natural

¿Qué pasa cuando el bambú se pone amarillo?

Si buscas cómo revivir un bambú de la suerte o conocer cuáles son las causas por las que ha perdido su verde natural, estás en el lugar indicado.

Porque a continuación no solo encontrarás los principales motivos por los que el bambú se vuelve amarillo, sino qué puedes hacer para solucionarlo.

En pocas palabras, la guía que necesitas para recuperar su esplendor y seguir disfrutando de esta maravillosa planta en tu hogar.

¿Por qué se pone el bambú amarillo?

Antes de darte la posible solución a por qué tu bambú de la suerte está amarillo (o está cogiendo este color) es importante conocer cuáles son las causas de esta decoloración.

Porque al igual que ocurre con cualquier otro problema, conocer su origen facilita (y mucho) su solución.

1. Ubicación incorrecta

A pesar de ser una planta muy resistente y que necesita muy pocos cuidados, eso no significa que no le afecte el lugar donde se encuentra.

Así que quizás el problema sea las horas de luz que recibe. Aunque en este aspecto debemos tener en cuenta qué parte de la planta está amarilla.

Si es el tallo es que está cogiendo un tono amarillento, puede significar que el bambú no recibe luz solar suficiente y por tanto, debes cambiarlo a una ubicación más soleada.

Por el contrario, si son las hojas las que están amarillas significa justo lo contrario ya que en su caso, lo que ha ocurrido es que se han secado por el exceso de luz solar.

Por lo que en este caso, el consejo es obvio: ubícalo en un lugar más sombreado.

2. La calidad (y cantidad) del agua

Hayas optado por cultivar tu planta de bambú en una maceta con tierra o sumergir sus raíces en agua, en ambos casos puede que la causa del tono amarillo esté relacionado con el líquido elemento.

Para ser más exactos, con la calidad de esta y la cantidad de impurezas que contiene.

Por supuesto, esto no quiere decir que tengas que regar tu bambú con agua embotellada de manantial. Puedes usar la del grifo, pero mejor si antes de regar, dejas que repose para que se evaporen las impurezas.

Y recuerda que el bambú está acostumbrado a climas muy húmedos, así que asegúrate de que la tierra no se quede seca.

Esto para su plantación en maceta con tierra pero si lo tienes sumergido en agua, lo recomendable es cambiarla cada 2 o 3 semanas para evitar que se vuelva amarillo.

Y asegurarte que siempre tiene agua de sobra.

3. Ácaros y hongos

Al igual que ocurre con cualquier otra planta, el bambú puede ser presa de hongos, parásito y ácaros y que estos sean la causa de su aspecto amarillento.

Así que, si después de comprobar los puntos anteriores, no consigues que recupere su verdor natural, es el momento de plantearse usar un insecticida para plantas.

Y puesto que seguramente tengas la planta dentro de tu hogar, nuestro consejo es que optes por un fertilizante natural.

4. Otras posibles causas

Las anteriores son las causas más comunes por las que el bambú de la suerte se vuelve amarillo, pero por supuesto eso no significan que sean las únicas.

En el tema del cultivo y mantenimiento de las plantas, hay muchos aspectos que pueden derivar en problemas de este tipo, como por ejemplo:

  • El fertilizante.
  • El sustrato.
  • El tipo de suelo empleado.
  • Los nutrientes.
  • Etc.

O incluso puede ser un cúmulo de varios motivos… Así que asegúrate que usas productos de calidad.

Cómo curar el bambú cuando se pone amarillo

Una vez conocidas las posibles causas de esta situación, es hora de hablar de las soluciones al bambú amarillo.

Aunque claro (y como te decíamos antes) todo depende de qué parte esté perdiendo su verdor.

1. Hojas de bambú amarillas

Si la planta mantiene su color natural y son “solo” algunas hojas las que están cogiendo un tono amarillento, tenemos una buena noticia.

Y es que la solución es tan sencilla (y rápida) como quitar esas hojas y dejar la planta como si esas hojas nunca hubieran existido.

Lo que queremos decir, es que debes cortarlas casi a ras de tallo.

2. Tallo de bambú amarillo

En el caso de que el color amarillo haya llegado a uno o varios tallos de la planta, la solución sigue siendo sencilla (aunque más drástica).

Porque como imaginamos que ya sabrás, lo que debes hacer es cortar los tallos amarillentos.

En concreto, lo que debes hacer es podar la parte del tallo que esté amarilla. Esto incluye también la parte en la que el verde empieza a clarear y hace el cambio al amarillo.

Para dejarlo claro, al terminar la planta debe ser verde sin rastro de amarillo (ni un color que se le parezca).

Vídeo con los cuidados del bambú amarillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba